Imagen descriptiva

¿Qué causa el cáncer de seno?

2 minutos

El cáncer de seno es causado por mutaciones o daños en el ADN de las células del seno. Estas mutaciones hacen que las células crezcan de manera anormal y se dividan más rápido que las células sanas. Las células anormales se acumulan y forman una masa mamaria maligna, también conocida como bulto.

Existen factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de desarrollar cáncer de seno. Algunos de ellos como la edad, los antecedentes familiares y los senos densos; otros están determinados por factores del estilo de vida que a menudo se pueden controlar.

Es posible que tu sistema inmunológico pueda combatir con éxito algunas células anormales. pero las que continúan creciendo pueden diseminarse o hacer metástasis por todo el seno hasta los ganglios linfáticos u otras partes del cuerpo.

No está claro qué desencadena exactamente los cambios en el ADN de las células mamarias. Dos personas pueden tener los mismos factores de riesgo o similares, pero solo una puede desarrollar cáncer de seno.

¿Se puede prevenir el cáncer de seno?

Si nunca has tenido cáncer de seno, la detección temprana puede ayudar a garantizar un mejor resultado en el tratamiento. Consulta con tu médico sobre la frecuencia con la que debes realizarte una mamografía. Si tienes senos densos, también puede ser beneficioso hacerte ecografías con regularidad.

Los ajustes a tu estilo de vida también pueden ayudar, incluyen:

  • Limitar o evitar las bebidas alcohólicas
  • Reducir el consumo de cigarrillo
  • Adoptar un régimen de ejercicio y una dieta sana

Si ya has tenido cáncer de seno:

Los siguientes consejos te pueden ayudar con la recuperación y evitar la recurrencia del cáncer:

  • Manténte al día con los exámenes periódicos.
  • Infórmale a tu médico si observas signos de linfedema.
  • Consume una dieta rica en frutas y verduras y baja en carnes rojas, alimentos fritos y alimentos procesados (empacados también).
  • Prefiere pescados, contienen muchos ácidos grasos omega-3 también son beneficiosos.
  • Esfuérzate por mantener un peso saludable.
  • Sé físicamente activa.
  • Trata de mantener bajos los niveles de estrés. Haz yoga, medita o manténte en contacto con amigos que te puedan ayudar.
  • Limita el consumo de alcohol.
  • Si fumas, considera realmente dejarlo.

 

Referencias:

 
Foto del autor

Médico de la Universidad del Rosario. Dedicó 9 años de su vida a la investigación en el área de la inmunogenética y la Biología Molecular, en Harvard. Es miembro del Institute for Functional Medicine desde el 2010.

Lee a continuación

Imagen descriptiva

Arroz “Apastelao”

Imagen descriptiva

Nuez moscada

Imagen descriptiva

Sacarina